Monumentos

El paraje donde se asienta Fresnillo, era continuamente visitado por grupos de tribus nómadas que hacían sus recorridos en busca de caza, como los guachichiles, zacatecos, pimes, iritilas, apaches, comanches, etc., permanecían un tiempo en un lugar y continuaban su recorrido hacia otras tierras.

Entre los años de 1551 y 1552 cuando Diego Fernández de Proaño, en la búsqueda de nuevas minas, llega al lugar que conocemos ahora con el nombre de ìCerro de Proaño.

Salen un grupo de exploradores encabezados por Francisco de Ibarra de Zacatecas y llegan al lugar donde ahora se asienta Fresnillo el dÌa 2 de septiembre de 1554.

Este lugar a donde llegaron se conocía como El Ojo de Aguas del Fresnillo, y era utilizado como punto de descanso por los expedicionarios y viajeros que hacían uso del Camino Real.

En el año de 1566, llegan al lugar que al que se le conoce como Plateros, un grupo de mineros que venían de Zacatecas en busca del Cerro del Peñol.

Debido a las incursiones de los Indios que venían de las regiones del Norte en sus recorridos en busca de caza, se construye un Fuerte.

Se ubica precisamente en el lugar en el que ahora se encuentra la presidencia. Los españoles vivían en la zona comprendida en el lugar que ahora se conoce como Centro histórico.

A partir del establecimiento de los españoles en el territorio de Fresnillo los primeros mineros, hasta la fecha, casi cuatrocientos cincuenta años después. Las minas han estado trabajando, de acuerdo a los tiempos, en mayor o menor intensidad.

Esta industria ha dado empleo a miles de obreros y ha colaborado con el crecimiento de la población a lo largo de los años, hasta la fecha. Hay reservas de mineral, ya cuantificadas, para seguir operando a este ritmo de extracción y trabajo, durante los próximos cincuenta años.